Piñones: sustento, resistencia y vida

Por 2 de Mayo de 2020Mayo 16th, 2020Recetas
piñones

La canasta que repartimos el viernes en Pucón y en la zona incluye un kilo de piñones. Para entrar en tema, le pedimos a las hermanas Shirleyd, Flor y Ruth Garrido, cocineras de la Picá Campesina, que nos presentaran al fruto de las araucarias y que también nos compartieran una receta sencilla para hacer en casa. Además, nos pareció pertinente sumar al final de esta nota algunos apuntes, a modo de advertencia, sobre la recolección de piñones.

El piñón, por las hermanas Garrido

“Como mujeres ngüluche que hemos hecho de la cocina nuestro trabajo (kuzaw), el guillio (piñón en castellano) es sagrado. Lo reconocemos como el símbolo de resistencia, de ciencia y trascendencia como lo es el árbol del cual proviene, el pewen (la araucaria)”, señalan en primer lugar las hermanas Shirleyd, Flor y Ruth Garrido. “Tanto es así que dentro de nuestro pueblo mapuche nos distinguimos por ser pewenche, es decir, gente del pewen”.

Para ellas resulta difícil transmitir en lengua castellana el significado del “guillio” pero lo resumen en tres conceptos: sustento, resistencia y vida. El guillio o piñón es entonces parte fundamental de la tradición ancestral y aclaran que en el peweñentu, el lugar de araucarias, las familias que integran las comunidades dedican largas jornadas a la recolección de este fruto después de haber realizado una rogativa y ofrenda. Al guillio lo recolectan y almacenan en otoño (rimu) para tener sustento en invierno (pukem).

La amenaza para los piñones

“Las culturas no mapuche han resultado ser extractivistas ya que no sólo extraen piñón a destajo sino que intervienen su espacio con distintos estudios o con fines desconocidos, proyectando intervenciones como carreteras innecesarias” advierten las hermanas Garrido sobre lo que sucede en los peweñentu.

También señalan que con el paso de los años se ha persistido en ignorar el vínculo del pueblo mapuche con el piñón y se ha ignorado el magnífico conocimiento que tiene el pueblo. Hasta recuerdan que se ha llegado al punto de querer racionar la recolección de los piñones a los mapuches y no así a los no mapuches, lo que implicaba establecer cuotas de recolección por familias. Para ellas, esto atenta directamente contra el desarrollo del pueblo mapuche como pueblo libre.

“En este territorio (Pukon) estuvimos, estamos y estaremos tal como los pewen y el guillio. No por nada sus pillanes (volcanes) acompañan y resguardan la existencia de los pewen. Por eso mientras este fruto exista, nuestra existencia y nuestra cocina tendrán sustento y proyección”, concluyen las Garrido, a quienes agradecemos enormemente por su colaboración.

Kutral guilliukatrapi (pebre de piñón ahumado)  

Esta receta de la Picá Campesina es sencilla y fácil de hacer. Requiere unos pocos productos que es probable que tengamos en casa. El resultado es un exquisito pebre, ideal para acompañar un pan casero recién horneado.

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 3/4 de atado de cilantro
  • Limón
  • 100 gramos de piñones cocidos
  • 2 cacho cabra
  • 1 diente de ajo
  • Sal
  • Aceite

Procedimiento:

  1. Asar la cebolla en cocina a leña o en rescoldo. Una vez cocida, dejar enfriar y picar.
  2. Hervir los piñones, pelarlos y picar.
  3. Picar cilantro.
  4. Mezclar los tres ingredientes y añadir cacho cabra machacado en piedra con ajo y aceite. Agregar jugo de limón, sal y aceite a gusto. Mezclar y servir sobre un pan o una sopaipilla.

Una aclaración sobre la extracción de piñones

Los piñones que integran la canasta de La Papa fueron recolectados en Reigolil, Curarrehue, por una familia mapuche que lo hace, por su tradición y su cultura, de forma responsable, en un sitio que históricamente les ha dado sustento.

Aún así, queremos dejar en claro que a la hora de recolectar piñones en un bosque de araucarias, nunca hay que disparar o mutilar las ramas porque no volverán a dar el fruto. Los piñones cuando están maduros, caen solos al suelo. Mutilar una rama, además de innecesario, resulta sumamente dañino.

En el caso de querer comprar piñones, debemos preguntar siempre su procedencia y nunca adquirir aquellos que están verdes. Al comprar piñones, tenemos que hacerlo solamente a aquellas personas que nos garantizan que fueron responsables en su recolección.

Una guía indispensable

La recolección de frutos y hongos en el bosque debe ser siempre consciente y responsable: debemos ser capaces de dejar suficientes para otros recolectores y para las futuras generaciones; debemos dejar para la salud del bosque y su fauna, para la reproducción y la perpetuación de las especies.

Para quienes aún no la conocen, compartimos aquí la Guía de Recolección Sostenible realizada por Del monte a la cocina. Esta guía es imprescindible: no sólo vale la pena leerla sino que es muy importante aplicarla si salimos al bosque y queremos recoger algo de lo que la naturaleza provee.

 

Canasta del primero de mayo de 2020.
Compartir

2 comentarios

Responder